Encomendados a Coker

Nick Saban ya lo señaló; Poco puede probarse de un jugador que todavía ni ha ejecutado un lanzamiento o que incluso no ha mostrado si quiera algún movimiento como Crimson & White, pero la demarcación de quarterback en Alabama ha alcanzado un nivel tan desesperante, crítico y demandante para la próxima temporada, que el equipo tiene encomendadas las llaves de su ataque a todo un forastero llegado desde Tallahassee.

En mi opinión, una de las razones de la “invitación” a que Doug Nussmeier cogiera la puerta, fue justamente su fracaso por preparar a alguien capaz de paliar la graduación de McCarron. Porque, sencillamente, la demarcación es un absoluto solar en estos instantes.

Estoy seguro que con Jim McElwain nos hubiéramos encontrado mejor preparados para esta transición. Creo que nuestra dependencia de McCarron fue excesivamente peligrosa la pasada temporada, hasta el punto que el mismo reconoció posteriormente haber jugado con limitaciones de salud. No sé qué hubiera ocurrido si AJ cae en la segunda o tercera semana.

Pero tampoco nadie puede reprochar nada a Blake Sims. Su actitud y compromiso es admirable. Su problema es que definitivamente se encuentra en el programa equivocado.

Se ha podido comprobar en el A-Day que el chico está hecho un absoluto cacao.

Su esfuerzo es reseñable con todo ese trabajo extra y particular con el entrenador privado Ken Mastrole en un objetivo por mejorar sus aptitudes tras el center, pero se le está exigiendo algo para lo que no está predestinado o construido y, además, con una sensación de urgencia que solamente podría reportar inconvenientes tanto para las particulares aspiraciones del programa como psicológicamente para el propio chico. La responsabilidad es muy grande y no es nada fácil soportar la presión y escrutinio de una demarcación tan mitificada en Alabama.

Tampoco podemos contar con una supuesta irrupción de Cooper Bateman o Alec Morris.

El caso de Morris ha alcanzado tal extremo que incluso ahora mismo es más útil al programa de punter, mientras esperamos la llegada de un freshman este próximo mes de Agosto.

Bateman literalmente no ha demostrado nada parar sugerir la posibilidad de pelear por un puesto de titular cuando se reanude la temporada en apenas unos días, mientras que Parker McLeod ni está (recientemente transferido) ni tampoco se le esperaba. Mucho menos podemos permitir que el novato David Cornwell sea devorado por los leones en este instante prematuro de su carrera.

Por lo tanto, solo queda encomendarnos a la figura de Jacob Coker.

Jimbo Fisher aseguró recientemente que Coker es el quarterback con más talento que nunca antes hayamos dispuesto desde que Saban se hiciera cargo del programa.

Sin duda, una declaración bastante pretenciosa teniendo en cuenta que esta demarcación fue muy consistente y especialmente efectiva desde entonces con tres de los quarterbacks más prolíferos de la historia del programa.

AJ McCarron, John Parker Wilson y Greg McElroy (con la intromisión de Brodie Croyle), en este orden, son tres de los cuatros líderes en lanzamientos para TD de la historia de Alabama. Exactamente ellos tres son los únicos signal-callers que Saban ha puesto sobre el campo en sus siete años de régimen y únicamente McCarron fue reclutado por su propio staff técnico. Desde entonces, un total de 5 quarterbacks hicieron las maletas lejos de Tuscaloosa y comprende jugadores destacados en sus respectivos institutos como Star Jackson o Phillip Sims.

Coker compitió el pasado verano por un puesto de titular en Florida State y muchos aseguran que en esa batalla tuvo eventualmente contra las cuerdas a Jameis Winston.

El desenlace de esa historia ya la conocemos todos con Winston liderando a unos imbatidos Seminoles al presente campeonato nacional y coinvirtiéndose en el jugador más joven de la historia en conseguir el Heisman Trophy con tan sólo 19 años. Sus números como freshman en la ACC fueron de récord con más de 4.000 yardas y 40 touchdowns de pase.

Curiosamente Winston y Coker son originales del estado de Alabama, mientras que incluso este último procede exactamente del mismo instituto que McCarron o Mark Barron, la iglesia episcopal de San Paul en Mobile.

Por lo tanto, ¿Deberíamos comprender esta desesperada situación actual como un fracaso de reclutamiento o evaluación?

Sinceramente, la pregunta resulta descarada (lo reconozco) con todo nuestro probado éxito y traslado de ese talento reclutado desde que Saban pusiera un pie en el campus, pero uno de nuestros grandes rivales colindantes (con Auburn) por recuperar la corona, presentaba probablemente dos de los tres mejores quarterbacks interestatales de la actualidad, mientras que originalmente Coker era el gran desconocido en esa fórmula y Jeremy Pruitt (entonces en Alabama y curiosamente ahora con los ‘Noles) conseguiría llegar demasiado tarde en su intento por disuadir su decisión original de comprometerse con Florida State.

Con Coker recibimos una nueva oportunidad por una, digamos, “selección natural” deportiva. Solamente el éxito de un programa y un individuo en particular ha conseguido que dispongamos de esta oportuna ocasión. Anteriormente, fue la unión de salud y consistencia de nuestros quarterbacks lo que nos permitió despreocuparnos y olvidar planes de emergencia posteriores para evitar dinamitar nuestras opciones de competir por títulos.

Ahora me preocupa eso mismo, que Coker no sea tan bueno como se asegura o que sencillamente fracase en su adaptación. Simplemente no tenemos plan b.

La cuestión es que Saban, quien destaca por un absoluto control y tendencia a la constante provisión de talento y poder, fuera capaz de permitir esta situación descontrolada donde solamente el destino fue capaz de paliar una deficiencia que podría dinamitar toda una temporada desde este instante.

¿O en este dilema hay algo que solamente Saban conoce y nosotros ignoramos?

Personalmente soy reacio a aceptar que no estuviera preparado para la graduación de McCarron como la situación ciertamente sugiere.

Mientras tanto, quien subscribe se encomienda a Coker como un acto de fe.

Y dios nos coja confesados.

Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s