Semana 8 | Arkansas 0 @ #1 Alabama 52

Realmente fue un escándalo de actuación, un absoluto atropello.

Todos fuimos conscientes que Arkansas era un equipo ciertamente mediocre en este punto del nuevo proyecto de Brent Bielema y el hecho que incluso fueran acusados de dejarse llevar en la abultada derrota ante South Carolina de la semana anterior, presagiaba una tarde placentera por nuestra parte, sin embargo, la contundente derrota por 52-0 (por segundo año consecutivo) mostró las obvias diferencias entre ambos programas. En estos momentos, Alabama se encuentra a la distancia sideral que sugiere el marcador final.

De todos modos, Nick Saban señaló en la rueda de prensa post partido que todavía no experimentamos la actuación completa que este equipo persigue y está capacitado de entregar. Según su opinión, en defensa se cometieron varios placajes fallados y desajustes que nos obligan a continuar trabajando en nuestro objetivo por encontrar la excelencia.

Lo cierto es que la demandante opinión de Saban solamente busca mantener focalizado a su equipo, porque ciertamente hay poco que criticar de nuestra actuación esta semana.

Con 0 en el casillero de turnovers, penalizaciones, sacks permitidos o puntos encajados, es complicado encontrar algún aspecto que sugiera nuestra crítica y análisis.

Solamente la lesión de ligamento cruzado del strong safety Vinnie Sunseri (que obviamente dice adiós a la temporada) es la única mala noticia del encuentro del sábado.

Otra es el manifiesto talento, confianza y los fantásticos intangibles de Jameis Winston, quien Florida State nos arrebató de nuestras propias garras y ahora mismo apunta a marcar toda una época en Tallahassee. Ya que hablamos de perfección y excelencia, resulta difícil de comprender que no fuéramos capaces de persuadirle como natural del estado de Alabama. La verdad es que fue impactante su “Put a smile on your face Speech” en el vestuario antes de saltar al campo en un siempre intimidante Death Valley.

Volviendo a lo que nos concierne, nuevamente AJ McCarron tuvo una actuación espléndida, comandando el ataque con eficiencia, autoridad y gran comodidad. El primer drive estableció el tono habitual de la noche y fue prácticamente perfecto después de que AJ encontrara a Jalston Fowler como h-back en la endzone. La acción de la anotación fue sencillamente de libro, después del play-action de AJ y su orientación sobre el lado inverso, Fowler ejecutaría un fantástico movimiento bloqueando inicialmente sobre la línea de scrimmage para desengancharse con un giro y asegurar sobre el Flat la recepción en el lanzamiento por encima de su hombro.

McCarron nuevamente demostró que es el lider del programa.

En el segundo drive de Alabama en el partido, McCarron tomaría una fantástica decisión después de un pobre punt de 22 yardas de los Hogs. Inicialmente buscando una acción profunda sobre la garganta de la secundaria después del play-action, AJ leería la ayuda del safety oponente sobre su objetivo y aprovechando la fantástica protección de la línea de ataque, conservaría el balón evitando el lanzamiento. Amari Cooper retrocedería improvisando su ruta, después de observar a su quarterback bajo problemas y AJ conseguía conectar con el propio Cooper, quien aseguraba la recepción antes de salirse por la banda.

Es una satisfacción observar el progreso en la salud de Amari Cooper, quien comienza a parecerse al jugador que vislumbró la pasada temporada. En su anotación antes de finalizar la primera parte, Cooper batió a su marca con facilidad sobre el Corner-pattern para asegurar en la esquina de la endzone la recepción por encima de su hombro. Una anotación con su copyright que personalmente me hizo rememorar su maltrato sobre la secundaria de los Irish en el campeonato nacional. Si hay algo que define a Cooper es la sencillez y plasticidad con la que realiza sus acciones. Ese aspecto fue palpable el sábado y hace que los fans de Alabama estemos de enhorabuena, porque todo apunta que el amigo “Coop” está de vuelta.

Amari Cooper mostró su versión más auténtica.

Desde su suspensión ante Virginia Tech en la primera semana, Kenyan Drake no para de progresar y evolucionar como un potencial feature-back. Poco a poco, la línea que le separa con Yeldon como líder de la unidad, es más pareja y ahora mismo es una de las grandes estrellas del programa y uno de los jugadores más excitantes. En su segunda anotación de la noche, Drake encontraría varios obstáculos en su dirección, sin embargo, emplearía su extraordinaria explosividad para girar la esquina, escaparse sobre la línea de banda y emplear su Stiff-arm para alejar de su paso al último defensor antes de adentrarse con comodidad en la endzone, completando un big-play de 46 yardas para touchdown. Drake promedia 8,2 yardas por acción terrestre, algo que manifiesta su capacidad como Home-run threat cada vez que toca el balón y nos proporciona una marcha más de la que Yeldon es capaz de ofrecer. Sin duda, Drake es uno de los jugadores que mayor progresión ha experimentado desde el año pasado.

Kenyan Drake cada vez más importante para el equipo.

En cambio, TJ Yeldon probablemente sea capaz de golpear la pila con mayor violencia y su combinación de tamaño, estilo físico y visión de juego, le convierten seguramente en una opción más natural en nuestro clásico estilo ofensivo de Smash-mouth. Su actuación fue excelente con un promedio de 7,3 yardas en 12 intentos, y cerca estuvo de conseguir una atlética recepción en la endzone saliendo del backfield que la hubiera firmado cualquiera de nuestros receptores. Evidentemente, Yeldon es de nuestros jugadores más importantes y representativos, pero Drake llega por detrás pisando muy fuerte y tal vez la tendencia en la distribución de balones podría estar sufriendo un ligero cambio.

La baja de Sunseri, nos obligó a meter prematuramente en el campo como free safety a Haha Clinton-Dix, recientemente reincorporado después de haber sido suspendido durante dos encuentros. El movimiento desplazó a Landon Collins al strong safety, donde se adapta como un guante por sus características atléticas, además de su excepcional agresividad y aceleración para detener el juego terrestre oponente. Collins estaba incrementando cada su semana su rol e impacto dentro del Squad y la lesión de Sunseri le presenta una oportunidad de oro para demostrar su capacidad en la demarcación donde más cómodo se encuentra. Como acostumbra cada semana, Collins volvió a ser un demonio y su despliegue de adrenalina y pasión es un influjo extra que en este equipo únicamente proporcionaba CJ Mosley.

Los intangibles y la inteligencia de Sunseri se echarán en falta en la secundaria, pero todo apunta a que la pareja que formarán Haha y Collins seguramente siembre el terror en la segunda mitad de la temporada. Collins atléticamente es muy superior a Sunseri, sencillamente está destinado a ser el Strong safety titular de este programa y por momentos, me recuerda a Sean Taylor, antiguo safety de los Miami Hurricanes.

Denzell Devall con un contundente sack y Haha con una intercepción el día de su retorno en un lanzamiento fuera de objetivo de Brandon Allen, detuvieron las dos primeras posesiones de Arkansas, mientras que Deion Belue bloquearía el intento de field-goal de 41 yardas de Zach Hocker, después de que Jeoffrey Paggan literalmente destruyera por dentro la protección.

Realmente los Razorbacks solamente ofrecerían el talento de sus dos true freshmen; el tight-end Hunter Henry (pretendido por Alabama) y especialmente el runnigback Alex Collins, donde se encuentra gran parte de las esperanzas inmediatas de este programa. Collins fue todo corazón y probablemente el único jugador donde la defensa tuvo ligeros problemas para contrarrestar (sumaría 77 yardas terrestres y 4,3 promedio). Seguramente éste fuera el aspecto donde Nick Saban se mostró demandante frente a los medios tras el partido.

Cody Mandell únicamente tuvo que ejecutar un sólo punt en todo el partido y éste fue sobresaliente alcanzando las 51 yardas. Realmente tuvo que ejecutar otro más durante la segunda parte, sin embargo, una falta personal de los Hogs sobre Mandell, nos regalaría un primer down automático. La acción fue muy representativa de nuestra actuación en la noche del sábado. Incluso en una acción que finalmente acabó siendo anulada, Mandell habilitaría con un nuevo fantástico punt a Landon Collins y sus secuaces en la cobertura de punt, para que estos con habilidad se las ingeniaran y dejarán a Arkansas clavada en su propia yarda 1.

Nuevamente el trabajo de la unidad de equipos especiales fue un escándalo, continuando la excelente línea que llevamos mostrando desde que arrancara la temporada. Incluso Cade Foster anotó con absoluta comodidad un field-goal de 48 yardas.

Con 28 puntos abajo en el marcador, los Razorbacks necesitaban imperiosamente conseguir rédito de su primera posesión en la segunda parte y así fraguar un hilo de esperanza donde intentar reducir la desventaja. Sin embargo, Keon Hatcher sería golpeado por Derrick Henry e inmediatamente el balón rodaría libre sobre el suelo para que Eddie Jackson recuperara la posesión en la 30 de los Hogs. McCarron inmediatamente encontraba abierto en el Flat a OJ Howard, quien finalmente estrenaba su cuenta anotadora como Crimson & White, en todo un influjo de confianza para el tight-end novato, un proyecto desconocido en The Capstone y llamado a suministrar momentos de gloria para este programa en el futuro.

Finalmente OJ Howard se estrenó con la carmesí.

Posteriormente, la pareja de runningbacks entre Yeldon y Drake su puso manos a la obra y construirían un incontestable drive, que el propio TJ Yeldon finalizaría con un fantástico y cómodo Draw con toda la defensa de Arkansas fuera de posesión y desquiciada ante su absoluta incapacidad por detener nuestro ataque.

Con prácticamente la mayor parte del tercer cuarto y todo el último por jugar, Saban metió en el campo a la segunda unidad y en los minutos de la basura, aún hubo tiempo para disfrutar de la efusiva celebración de Saban después de la fantástica intercepción de Cyrus Jones. Su excesiva alegría se ocasionó por el hecho que previamente Saban insistiría a Cyrus sobre la técnica que necesitaba ejecutar para anular el lanzamiento. Por tanto, en la siguiente jugada, Brandon Allen volvía a atacar la dirección de Cyrus y éste con un movimiento de libro demandado por su maestro, interceptaba el lanzamiento.

La extraordinaria actuación por enésima oportunidad de CJ Mosley es difícil pasarla por alto. Mosley es el auténtico corazón y alma de nuestra defensa, y personalmente (como entusiasta defensivo) me desprende un placer fascinante observar jugar cada sábado a este chico. Probablemente no sea el más alto, ni fuerte ni rápido, pero su capacidad de análisis y desgranamiento de las intenciones del oponente, es un escándalo. Fue magnifica la secuencia que ESPN nos brindó donde Brandon Allen aprovecharía una incorrecta lectura y ejecución de Mosley para encontrar con éxito a su tight-end en el Seam, sin embargo, cuando en la siguiente acción Allen intentó batir a Mosley con una similar acción, éste comprendió el recorrido y desplazándose en cobertura, desviaría el envío con un manotazo al cielo, permitiendo que Haha interceptara mansamente el envío.

La línea de ataque continúa progresando cada semana.

Dillon Lee ligeramente abrazó su rol en los minutos finales y con consecutivas presiones sobre el quarterback oponente, mostró flashes de ser un linebacker interesante de futuro. Su combinación de atletismo, tamaño y agresividad resultan especiales, en un aspecto que Lee ya nos ha brindado en multitud de oportunidades con su habitual colaboración en equipos especiales. Es otro proyecto de jugador interesante y para estar muy atentos.

En los instantes finales del encuentro, el Staff técnico brindó a Derrick Henry la oportunidad para mostrar su valor y lo cierto es que el runningback novato mostraría varios detalles de porque tuvo una actuación tan prolifera en el estado de Florida.


Ante la voluntad del propio Saban, deseoso por hacer correr el reloj y evitar hacer más sangre del oponente, Henry se escaparía sobre el lado izquierdo 80 yardas para touchdown y así cerrar el festival por segundo año consecutivo. Fue muy expresiva la reacción de Saban en el fondo de la imagen, pero como Todd Blackledge señaló durante la retransmisión, nadie puede negar a un true freshman la posibilidad de anotar.

Esta entrada fue publicada en Partidos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s