Semana 3 | #1 Alabama 49 @ #6 Texas A&M 42

Avisamos en nuestra previa de la semana que no iba a ser nada fácil sobrevivir en Aggieland, incluso apuntamos que la visita a Kyle Field sería mucho más complicada de lo anticipado en Agosto, especialmente después de la dispar evolución de ambos equipos en este instante prematuro de la temporada.

mccarron-fowler-tamu-week3

Pero Alabama no sobrevivió exactamente. Consiguió adaptarse, superar momentos muy complicados e imponerse sobre un ambiente hostil y electrizante que envolvería a los locales desde el primer minuto del partido.

La realidad es que necesitamos reinventarnos para salir de College Station con la W.

Cierto fue también que durante la semana apuntamos varias claves como imprescindibles para superar la complicada salida a Kyle Field frente a un rival élite (número 6 del AP Poll) y candidato a todo. Y cierto es que Alabama no cumplió ninguna de estas premisas hasta bien avanzado el primer cuarto.

Johnny Manziel nos sometía con su Hurry-Up a un ritmo ofensivo asfixiante (los primeros drives anotadores no superaban los tres minutos), mientras que Mike Evans se comía literalmente a nuestra secundaria, quienes parecieron enanos intentando frenarle. Además, Christion Jones tomaba una mala decisión en el primer retorno y nos sumergiría profundo en nuestro campo. Frente al ensordecedor ruido del estadio, la línea de ataque caía en consecutivas salidas falsas (2 en la primera secuencia ofensiva frente a las 5 totales) y AJ McCarron y su ataque, comenzaban tímidos y conservadores mostrando ligeros síntomas de bloqueo.

En un abrir y cerrar de ojos, Johnny Football y sus secuaces nos enchufaban sin rechistar 14 puntos y viejos fantasmas del pasado se manifestaban en College Station.

Pagan intenta detener a Manziel en acción rocambolesca

No sabemos sí originalmente con el ánimo de instalar el juego terrestre (un habitual principio Crimson & White), pero ante la preocupante dirección que tomaba el encuentro, Doug Nussmeir decidió abrir el campo con múltiples receptores, mientras que McCarron, con absoluta parsimonia y comando del ataque, se responsabilizaría de las cadenas, conectando con cada uno de sus wide-receivers. El touchdown que reducía la diferencia fue un lanzamiento espléndido de McCarron sobre el único punto donde Kevin Norwood podía bajarlo a la endzone o acabar siendo incompletado. Norwood, empleando su cuerpo, alejaría también muy bien de la acción a su marca y se acomodaría el lanzamiento. Norwood no consiguió acabar el encuentro y hay rumores que señalan que se le observaría utilizar muletas una vez acabó el partido. Hay que recordar que Norwood se pasó la primavera rehabilitándose de una lesión en su pie.

Un flea-flicker entre Fowler y McCarron dejaría completamente abierto detrás de la secundaria a DeAndrew White, quien anotaría con comodidad y apaciguaba así momentáneamente los ánimos locales. Comenzamos a incluir jugadores mucho más atléticos en defensa como Landon Collins, Denzell Devall o A’Shawn Robinson con el objetivo de persuadir y contener a Manziel (imposible, especialmente durante los primeros minutos), pero el problema es que Johnny Football se antojaba imparable y nuevamente fue capaz de comandar a TAMU hasta nuestra yarda 4 con absoluta parsimonia. Aquí llegó entonces un momento clave, donde Cyrus Jones (sustituyendo a un lesionado Deion Belue) se aprovecharía inteligentemente de un error de comunicación entre Ja’Quay Williams y el propio Manziel para interceptar a este último en la endzone. Belue tuvo también que abandonar el partido, pero no parece que su situación fuera preocupante.

Christion Jones no experimentó el decisivo rol ni la impactante actuación de la primera semana ante los Hokies, pero lo cierto es que este chico siempre es capaz de aportar su granito de arena en cualquier variante del juego. Otro nuevo bloqueo suyo en campo abierto, habilitó el Quick-Throw de McCarron sobre el lado izquierdo para que Kenny Bell se escapara 51 yardas y anotara, dando la vuelta al marcador en el segundo cuarto.

Cerca estuvieron los cebras de cargarse el partido expulsando a Haha Clinton-Dix por un golpe que comprendieron como intencionado sobre el casco de Derel Walker.

La nueva regla de la NCAA para evitar golpes demasiado altos resultó absurda este sábado, ya que la repetición demostró que Haha, en una excelente acción defensiva, únicamente buscaría el balón sobre el cielo de College Station con el objetivo de interceptarlo y su golpe (ligero sobre el casco de Walker) fue absolutamente fortuito. Tras la revisión, los cebras se retrajeron de la decisión de expulsar a Haha, sin embargo, las 15 yardas de la falta personal finalmente se aplicaron (la propia regla impidió anularla). Una completa absurdez que parece que Saban está mostrando expreso interés en intentar abolir tan pronto sea posible.

clinton-dix-penalizes-tamu-week3

Haha Clinton-Dix mostrándose resignado con la penalización

Con cierta desconfianza de quien subscribe (ante el potencial trickery), Alabama conseguía forzar el primer punt del partido de Drew Kaser y entonces llegó el momento de la dupla TJ Yeldon y Kenyan Drake. Especialmente el primero, quien con las autopistas construidas por nuestra OL, comenzó a sembrar el terror de la parroquia.

Con el resultado a favor, decidimos volver a las bases y atacar la garganta de la defensa de los Aggies con sencillas carreras Up-The-Middle, como bien señalamos en la previa del viernes. Comprobamos entonces que el trabajo de nuestra línea de ataque liderada por Brian Kelly surgía su efecto y el resto lo pondría TJ Yeldon con su habitual fantástica visión de las líneas terrestres. El resultado fue nuestro drive más largo de todo el partido (6:23 minutos) que dejaría tan sólo 45 segundos a Manziel para intentar sumar apresuradamente algún punto (sin éxito) antes del descanso. Por fin conseguíamos sacar a Johnny Football del campo con un fantástico Clock-Management.

Realmente fue agradable observar el retorno de Drake (suspendido en el Opener por razones desconocidas), un jugador cuya aportación como complemento de Yeldon se echó muy en falta en Atlanta. Sin embargo, menos agradable fue la macabra celebración de Yeldon en la endzone, y que en la entrevista de Tracy Wolfson del descanso, Saban reprochó como algo no representativo del programa. Esta misma semana, Yeldon se mostró arrepentido y se disculparía públicamente de su gesto. Me gustaría saber cuántos programas del país se preocupan de controlar estos detalles. Estoy seguro que Bear Bryant estaría orgulloso de la actual actitud y caballerosidad de su alma-máter.

TJ Yeldon durante su polémica celebración

Parece que Amari Cooper no es capaz de encontrar su fantástico estado de forma del final de la temporada pasada. Cierto que McCarron no le ayudó demasiado con varios lanzamientos fuera de objetivo (curiosamente de sus pocos erróneos, varios fueron dirigidos al receptor sophomore), pero Cooper también fue incapaz de superar e imponerse a su marca Deshazor Everrett, como demandamos durante la semana.

Sin embargo, Alabama conseguiría completar 35 puntos incontestados, después de que el cornerback Jarrick Williams, en una fantástica acción defensiva, desviara un lanzamiento de Manziel y el balón saliera despedido al cielo para que Vinnie Sunseri lo atrapara y comenzara a eludir contrarios como una bala en dirección a la endzone oponente para anotar un retorno de 77 yardas tras la intercepción.

Después de una dudosa interferencia previa de John Fulton y un error de cobertura en la secundaria, Manziel contestaba conectando con Malcome Kennedy en la endzone.

Otra de las grandes noticias fue comprobar la gran mejora de Jalston Fowler, quien recordó aquel jugador que nos maravilló prematuramente en su carrera y antes de lesionarse frente a Arkansas la pasada temporada. Fowler como híbrido h-back/fullback dota de una dimensión incalculable en el backfield e hizo daño con varias carreras entre tackles gracias a su combinación de tamaño y atletismo.

Creo que en este drive, McCarron fue ligeramente presionado por Kirby Ennis y se vería obligado a deshacerse del balón por la banda. Un rara-avis del día, ya que McCarron pudo alardear de acabar el partido con su jersey impoluto. Esta vez Cyrus-K estuvo a la altura de las expectativas y no permitió absolutamente nada. Más bien, la unidad no permitió ningún sack, únicamente un placaje para pérdida de yardas y proporcionó todo el tiempo del mundo a su quarterback. Sin duda, una historia completamente opuesta al Kickoff Game ante Virginia Tech.

collins-after-manziel-tamu-week3

La habilidad atlética de Collins un plus ante Manziel

Nuevamente la dupla Yeldon & Drake se encargaría de responder a la anotación previa de TAMU con pocos más de 4 minutos para cerrar el tercer cuarto y Alabama conseguía posteriormente todo un inédito “tres-y-fuera”, después de una fantástica acción de Landon Collins (excelente su actuación) sobre Brandon Williams en el backfield de los Aggies y que nos dirigía al último cuarto con una cómoda ventaja de 21 puntos.

Jarrick Williams cometería una devastadora penalización por Horse-collar sobre el scramble de Manziel, cuando este luchaba por su vida y le teníamos encerrado dentro de su propia yarda 20. En la repetición, se observó que Adrian Hubbard y varios de nuestros defensores, se movieron muy bien lateralmente y tenían contenido a Johnny, por lo que la falta fue innecesaria. En otra acción del drive, Manziel partió de nuevo desde el pocket y Reggie Ragland tomando un mal ángulo y con cierta lentitud, fue incapaz de detenerle en campo abierto. Lo cierto es que el número de jugadores que utilizamos en la rotación sobre nuestro front-seven, fue un escándalo y prácticamente fueron pocos los que se quedarían inéditos en la banda.

Una de las claves que anunciamos, el calor, hizo bastante daño y muchos jugadores incluso necesitaron recibir tratamiento intravenoso (glucosa) en el descanso.

Una pobre cobertura de Vinnie Sunseri en el Cross-pattern, ayudaría a que Johnny Football encontrara completamente abierto en la endzone a Malcome Kennedy y con prácticamente todo el último cuarto por disputarse, TAMU reducía la distancia nuevamente en dos anotaciones, por lo que todo aún no estaba dicho.

Pero nuevamente la respuesta de Alabama en este Shootout fue de libro.

Yeldon, la línea de ataque y la ayuda de Sebastian Larue con una absurda falta personal, nos sumergieron hasta su yarda 1 con unos 8 minutos para el final.

Si primero señalo durante la retransmisión que uno de nuestros aspectos más importantes durante la tarde fue la absoluta ausencia de turnovers, TJ Yeldon comete el peor en un instante muy crítico. Alabama incluso ni necesitaba traspasar la goal-line con un touchdown. Yeldon únicamente debió proteger el balón y aceptar un cómodo field-goal para poner tres anotaciones de por medio. La verdad es que Yeldon tiene unos problemas considerables con la protección del balón.

Nos habíamos complicado la vida, habíamos recuperado al público local y todo apuntaba a que sufriríamos hasta el final, como así fue.

secundarie-mike-evans-tamu-week3

Mike Evans fue una pesadilla constante para la secundaria

Toda la tarde, Mike Evans abusaría literalmente de nuestra secundaria, que técnicamente se mostró muy pobre en el Bump-and-run y fue incapaz de golpearle e eliminarle con efectividad sobre la línea de scrimmage. Evans aprovechó el agujero, utilizó su cuerpo de adonis y nos hizo un traje. En la jugada posterior al fumble de Yeldon, Evans realmente conseguiría sacar de un lío a Manziel, improvisando su ruta y aprovechando en la ayuda un mal ángulo de Sunseri, una vez recepcionado el lanzamiento, para escaparse 95 yardas para touchdown. El año pasado, el propio John Fulton fue capaz de ocuparse de él con bastante éxito, sin embargo, este año los cornerbacks fracasaron con su técnica y los Aggies explotaron el agujero (279 yardas de recepción y 1 touchdown).

Con 8 minutos por delante, pasamos de controlar el partido a estar frente a una única anotación de distancia. Con nuestra defensa sufriendo cada acometida de Johnny Football, el momento del partido era especialmente crítico y The 12th Man lo sabía.

Sin embargo, nuestra respuesta volvió a ser sublime.

Kellen Williams sustituyó con gran éxito en este último drive al RG titular Anthony Steen, quien sufrió una lesión (desconocida). Una espléndida noticia “descubrir” (aunque ciertamente ninguna sorpresa) que Williams estará siempre disponible como sólido sexto hombre y póliza de seguros de la unidad gracias a su tremenda versatilidad.

Otra sorpresa agradable fue la contribución de Brandon Greene sellando el extremo del lado ciego como TE en las acciones terrestres que requirieron muchos kilos.

Por lo tanto, la contribución de la línea de ataque fue decisiva para controlar la línea de scrimmage y nuevamente la habilidad terrestre de Yeldon y Fowler hicieron el resto.

Sin embargo, un Shift ilegal nos sacaría de FG range y situaría un segundo down ciertamente peligroso con 15 yardas por delante. Nussmeir con agallas, llamó a una acción de pase donde explotaría el Seam con OJ Howard atacando el lado fuerte del novato Mastrogiovan (como apuntamos en la previa). El excelente Touch-pass de McCarron por encima de la unidad y la consiguiente recepción de Howard protegiendo el balón ante tráfico, seguramente se conviertan en una de nuestras imágenes de la temporada y quien sabe si del particular momento Heisman de AJ.

Con varias recepciones clave (3 para 68 yardas) y un fantástico trabajo ayudando a bloquear sobre la línea de scrimmage, probablemente Kyle Field asistiera al nacimiento de una nueva estrella como true-freshman en Howard, una tónica habitual nuestra cada año.

Nuevamente en situación de Goal-line en territorio de TAMU, Alabama se mostró conservadora con repetidas acciones terrestres por el centro de Yeldon golpeándose contra un muro, mientras la parroquia carmesí se impacientaba después del resultado del viaje anterior. Con el reloj corriendo, las prisas eran de los Aggies y decidieron parar el tiempo en situación de tercer down con ánimo de reducir daños ante tal situación crítica.

mccarron-tamu-week3

AJ McCarron celebra con rabia la anotación ganadora

Alabama sacó una formación pesada con Brandon Green de tight-end y el propio Howard como único Skill-player sobre la línea de scrimmage y la línea de ataque se inclinó hacia el lado izquierdo sellando una Power-play terrestre. Jalston Fowler, sin embargo, se dirigiría sobre el lado contrario saliendo del backfield, mientras que McCarron vendía con éxito el Play-action sobre Yeldon y en el Roll-out sobre el lado inverso, encontraba completamente abierto en la endzone a Fowler.


Todavía hubo tiempo para que los Aggies acortaran distancias nuevamente con Manziel encontrando en la endzone a Malcome Kennedy, pero el encuentro ya había sido sentenciado previamente en la anterior jugada. Una acción que posteriormente Saban confirmó a pie de campo que fue sugerencia expresa de McCarron y sus jugadores, mientras que confirmaría que su Call hubiera sido mucho más conservador teniendo en cuenta la posición de campo y el escaso tiempo restante sobre el marcador.

Sin duda un partido del que algún día hablaremos a nuestros nietos.

Esta entrada fue publicada en Partidos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s