Spring Break | Análisis Semana 1

Finalizado el Spring-Break después del primer entrenamiento de ayer lunes y tras un largo parón de más de ocho días durante la última semana de Marzo, es buen momento para analizar el arranque de los entrenamientos de la primavera con motivo de la primera semana de prácticas.

Con un total de 5 días de entrenamientos (hasta el lunes 1 de Abril), repartidos en tres al aire libre y dos interiores en las instalaciones Hank Crisp, Alabama volvería a pisar un terreno de juego después de levantar el crystal-ball en el mes de Enero en la ciudad de Miami. Desde el miércoles de la primera semana del calendario de entrenamientos, Nick Saban ha demandado tres entrenamientos consecutivos en pads, incluyendo el último después del parón. Éste parece haber sido el más traumático y negativo de la serie para el squad, quienes sufrirían el inconveniente tanto físicamente como mentalmente de tal prolongado parón.

Lamentable no todas fueron noticias deportivas. En el arranque de los entrenamientos, el equipo conoció el ingreso del director atlético Mal Moore después de sufrir varios problemas de salud. Días más tarde, el centro médico de la Universidad de Duke, donde Mal fue ingresado, comunicaría la imperiosa necesidad del coach por recibir un trasplante de pulmón. Ante los graves problemas de salud, Moore renunciaría al cargo de director atlético de Alabama y Bill Battle cogería las riendas como su sucesor. Battle se presentaría en sociedad como pupilo de Bear Bryant y con una dilatada experiencia al frente de la Universidad de Tennessee tras siete años (11 años totales en la organización) y un récord de 59-22-2. Battle se comprende como el sustituto perfecto, ya que también presenta gran experiencia en determinadas negocios y en administración con influencias dentro del mundo del college football (forma parte del Harris Interactive Poll, que es la tercera parte de la fórmula actual del sistema BCS).

Pero no todo acabaría con esta contratación. Este fin de semana se anunciaría finalmente la muerte de Moore a la edad de 73 años y una parte de la etapa de oro de la universidad (tanto histórica como presente) formaría ya parte de los anales. Moore es considerado una leyenda en Tuscaloosa, especialmente después de la célebre contratación de Nick Saban y también como una de las manos derechas del mismísimo Bear Bryant tras ser su coordinador de ataque y artífice de la ilustre migración a la wishbone offense. Moore conseguiría un total de 10 anillos en fútbol mientras formó parte de la institución ¡Qué en paz descanse!

En las primeras semanas de la primavera, Nick Saban también aprovecharía para tomar cartas en el asunto en cuanto a problemas de oversigning, después de firmar 26 reclutas y disparar el número total de jugadores bajo beca deportiva en 95 (10 por encima del límite estipulado por la NCAA Clearinghouse de 85 jugadores). Después de anunciar oficialmente los cuatro expulsados (Pettway, Hayes, Calloway y Williams), se confirmó que el receptor Marvin Shinn tomará la vía del transfer, mientras que se publicaron tres jugadores (en la parte inferior del análisis) descartados del roster principal de la primavera en su quinto año de elegibilidad. Si añadimos la situación de incertidumbre de Danny Woodson, el número desciende a 86, mientras que Saban dispondrá hasta el mes de Agosto para cerrar definitivamente la plantilla.

Conocidos todos estos detalles, es el instante para comenzar con el análisis…

Como anticipamos y cabía esperar, la línea ofensiva es uno de los áreas que más escrutinio está experimentando por parte de los periodistas que cubren de cerca la primavera de Alabama, como lógicamente por el propio staff técnico. El objetivo que siempre busca el grupo de coaching es conseguir identificar a los cinco mejores jugadores de toda la unidad, aunque esto conlleve realizar multitud de evaluaciones o nuevas proyecciones de jugadores sobre diferentes demarcaciones, de ahí que Mario Cristobal esté poniendo un gran énfasis en permitir que todos los jugadores dispongan del mayor número de repeticiones en todas las demarcaciones posibles. Los cambios de jugadores por su parte están siendo muy dinámicos y electrizantes, hasta el punto que es bastante difícil comprender quienes se proyectan sobre determinadas posiciones vacantes. Cristobal está mostrándose muy vocal y energético trabajando con la unidad, demandándoles que jueguen físico y que golpeen.

De todos modos, el LT Cyrus Kouandjio, RG Anthony Steen y OC Brian Kelly se anticipan como auténticos locks en sus respectivas demarcaciones para Agosto, con la duda del extremo (izquierdo o derecho) donde finalmente será necesario Steen, quien ha recibido multitud de repeticiones como left guard, right guard o incluso right tackle. Steen podría acompañar perfectamente a Cyrus-K sobre el lado izquierdo, asegurando definitivamente el lado ciego, pero incluso Arie Kouandjio es una opción bastante probable acompañando a su hermano. Arie continúa impresionando por su enorme tamaño y está siendo uno de los grandes competidores por un puesto vacante en el interior. Chad Lindsay es otro de los jugadores inmersos en la batalla por la posición vacante de guard, pero parece que el coaching staff le identifica mejor como un hombre comodín o potencial backup en ambos guard y center.

Sorprendente es la confianza y autoridad que comienza a mostrar Brian Kelly, quien en una semana se ha hecho amo y señor del center como el heredero de Barrett Jones. Se le anticipaba como el hombre a batir en la demarcación, pero ahora mismo presenta tanto crédito como si habláramos de un eventual titular de la temporada pasada. El propio Cyrus-K señalaría ante los medios durante la semana que Kelly es incluso más estricto y profesional que Barrett, definiéndole como el mejor center que podríamos encontrar.

Sobre el tackle derecho, el recluta procedente del Juco Leon Brown está impresionando por su combinación de masivo tamaño y fantástica capacidad atlética, recordando físicamente a toda una primera ronda del Draft como James Carpenter. Brown está compitiendo en el right-tackle con Austin Sheperd, quien incluso podría ser movido al left-guard como ocurrió con Mike Johnson hace tres temporadas sí Brown consigue ganarse finalmente el puesto de titular como tackle. Kellen Williams es otro de los que trabaja en el interior junto a Cyrus-K, después de haber sido su backup como left-tackle la temporada pasada. Alphonse Taylor es otra opción para valorar en el interior, mientras que Brandon Greene continúa dando grandes pasos en su evolución desde el año pasado, emergiendo como un sólido backup de Cyrus Kouandjio.

La sensación de la unidad desde la banda, están siendo el grupo compuesto por el LT Cyrus Kouandjio, LG Arie Kouandjio, LG Alphonse Taylor, RT Leon Brown y RT Brandon Hill, quienes sencillamente son enormes y aterra simplemente observarles. Especialmente Brandon Hill, quien tras matricularse en Enero procedente de la preparatoria, parece una mula de carga.

La graduación de Carson Tinker ha dejado completamente huérfana la posición de long-snapper  y todo apunta a que Nick Saban confía ciegamente en la incorporación de Cole Mazza este verano. Por el momento, varios walk-ons están trabajando en la particular demarcación y no parece que el staff técnico proyecte a ninguno de sus jugadores con beca.

El gran reclamo en ataque está siendo indudablemente el runningback novato Derrick Henry. Su impacto ha sido automático una vez que se vistió por primera vez con los colores Crimson & White. En el primer entrenamiento de la primavera, todo un capo del equipo como Mosley aseguró que mientras tomaba un respiro en la banda, automáticamente dirigió su atención sobre Henry mientras éste realizaba ejercicios posicionales. Su impresión fue ver a Trent Richardson (Henry también vestirá el número tres) pero en una versión mucho más grande. Según Mosley, Henry destruyó literalmente el programa de acondicionamiento de invierno. Realmente Henry tiene un tamaño enorme para su demarcación, pero su atletismo y explosivos cortes en los ejercicios de conos han impresionado para un jugador de su gran tamaño. Además, se le ha observado muy natural cogiéndo balones fuera del backfield y será interesante comprobar si el coaching staff diseña algún paquete situacional con Henry de h-back. Estoy seguro que éste es un área donde el novato podría provocar el terror fuera del backfield. Lo que está claro es que la proyección de Henry está en ataque y que su futuro es ser runningback.

Una de las notas graciosas fue que el TE novato DJ Howard, compañero de habitación de Henry, comentó ante los medios que el jóven runningback, además de intimidar por su tamaño e imponente físico, tiene la extraña costumbre de levantarse de madrugada para realizar flexiones. El propio Henry confirmaría el comentario, señalando que es una particular costumbre que tiene desde pequeño como un mecanismo instintivo.

Jalston Fowler trabaja con camiseta negra de no contacto, pero está siendo capaz de realizar los ejercicios posicionales con naturalidad y se le observa sin aparentes problemas de movilidad, algo que lógicamente son grandes noticias y que nos informan que su recuperación sigue el camino correcto. El WR DeAndrew White trabaja con camiseta negra, pero también sin problemas aparentes en los ejercicios de su unidad. Sin embargo, Kevin Norwood y John Fulton, también con camisetas negras, trabajan en la banda fuera de los entrenamientos convencionales y bajo la supervisión directa de Scott Cochran, por lo tanto, están fuera de la primavera y sus ejercicios son expresamente de rehabilitación.

Kenny Bell está trabajando a tope con camiseta blanca, algo que cabía esperar después de su milagrosa recuperación para el campeonato nacional ante Notre Dame.

El receptor novato Raheem Falkins se está mostrando mucho más explosivo de lo que se anticipaba, mostrando fluidos y excelentes movimientos. Falkins presenta buena altura y capacidad para ejecutar rutas con precisión, tomando buenas direcciones sobre los lanzamientos, aunque probablemente necesitará ganar más peso y mayor masa muscular.

Sobre AJ McCarron se está demandando dar un paso adelante como líder absoluto del programa y educar así a sus compañeros más jóvenes. El quarterback señaló ante los medios que parece que llevara en The Capstone 15 años y su carga de trabajo se está inclinando sobre este aspecto, algo que el programa necesita trabajar con vistas a su futura marcha. Individualmente no parece que McCarron incrementará su peso y tamaño, pero asegura haber levantado 600 libras en sentadillas gracias al trabajo de Cochran en el programa de acondicionamiento, algo que pone de manifiesto su progreso en tenacidad y fortaleza física.

En esta identificación y búsqueda de heredero, Alec Morris parece que comienza a emerger como el backup de McCarron, gracias a que sus condiciones se trasladan mejor a la propia naturaleza del ataque. Sims, en cambio, no presenta esa capacidad como lanzador. En el entrenamiento del miércoles prácticamente pasó inadvertido en este apartado, mientras que Phillip Ely definitivamente se aleja de la carrera. Los fantasmas del transferring siguen sobrevolando sobre su figura.

Los nuevos, Bateman, McLeod y Del Rio parecen proyectarse al redshirting, mientras que Cooper Bateman está consiguiendo imponerse al walk-on perteneciente al practice squad, Edward Aldag. Un aspecto que habla más de lo que puedan decir McLeod o Del Rio.

En el lado defensivo del balón, el apartado que más debate e interés ha despertado entre los medios ha sido el traslado de varios atacantes sobre la secundaria, un tanto escasa de efectivos a diferencia del manifiesto overbooking en el cuerpo de receptores. Cyrus Jones está trabajando íntegramente con los corners en ejercicios de grupo, mientras que Christion Jones, gran protagonista como receptor el año pasado, también trabaja con los cornerbacks a tiempo compartido (con camiseta de color blanco de atacante). Parece que la competencia en una unidad repleta de salud y talento, podría incluso relegarle en ese papel de receptor de confianza que ganó la pasada temporada.

Pero el movimiento que mayor publicidad ha originado en esta demarcación ha sido el del runnigback Dee Hart, quien presenta ligera experiencia como cornerback en su etapa de instituto. Hart trabaja (especialmente en el Star) con camiseta negra de no contacto, después de recuperarse de una grave lesión de rodilla y el también overbooking en su unidad, además de los dos ACL en consecutivas temporadas, parece que le han distanciado de la carrera por minutos de juego como runningback. De todos modos, Saban ha señalado que los movimientos en la secundaria no son permanentes y que se tratan sólo de experimentos como póliza de seguro durante la temporada. Saban ejemplizaría con el caso de Michael Clayton en su etapa en Baton Rouge, quien ayudó al equipo como defensive-back cuando las lesiones golpearon al equipo. El staff técnico se ha mostrado bastante satisfecho con el trabajo de estos jugadores, quienes presentan aptitudes y características para contribuir como defensive backs.

El grupo técnico también ha destacado la capacidad de aprender y el excepcional atletismo del walk-on Jai Miller, pero también han señalado que todo es nuevo para él (cualquier técnica) y que los 10 años desde que tomó la vía de la MLB con los Florida Marlins, obviamente son manifiestos. Miller presenta 5 años como graduado con 4 elegibles para jugar, por lo que podría abandonar Tuscaloosa con la insólita edad de 33 años.

Con John Fulton en la banda inmerso en su particular proceso de rehabilitación, Bradley Sylve está aprovechando para competir por minutos de juego e incluso como titular de puro cornerback o en la demarcación de Star. En el backfield defensivo, Jarrick Williams está consiguiendo impresionar después del ACL del año pasado en el mes de agosto y parece mostrarse en plena forma. Williams podría presionar y proporcionar competición a Ha-ha.

En la línea defensiva, el primer grupo desde el primer día estuvo compuesto por el NG Brandon Ivory, RE Jeoffrey Pagan y LE Ed Stinson. El segundo grupo: NG Darren Lake, RE Xzavier Dickson y LE LaMichael Fanning. También Dalvin Tomlinson trabajó en este grupo como LE. Como se manifiesta, la gran noticia fue el traslado de Dickson desde el Jack al End. Xzavier Dickson trabajó íntegramente el primer día con la unidad, mientras que el segundo día volvió a formar parte de los ejercicios del grupo de linebackers exteriores. El resto de la semana se le observó con una mano sobre el suelo en los ejercicios posicionales de defensive-end y estos constantes vaivenes de demarcación podrían mostrar dos lecturas: El staff técnico simplemente busca mejorar su dimensión como pass-rusher o se le diseñan paquetes situacionales donde podría atacar al quarterback oponente desde el interior como DL. En la vuelta al trabajo después del parón, Dickson volvió con el grupo de outside linebackers, por lo que no parece que el staff técnico le busque acomodo en una nueva demarcación.

Mientras que Dickson estuvo ausente en los ejercicios de su unidad, el staff técnico aprovechó para incrementar las repeticiones en el Jack con Denzell Devall. Adrian Hubbard también fue trasladado a esta particular demarcación desde el Sam, por lo que es evidente que el grupo técnico está buscando alternativas para mejorar la productividad en el Jack. Dillon Lee también es otro de los que trabaja con los linebackers exteriores, mientras que Ryan Anderson parece que emerge como un potencial backup de Dickson. En el resto de la unidad, la noticia más interesante fue observar a Tana Patrick trabajando por encima de Reggie Ragland en el interior y el linebacker senior por fin se deja oír después de llegar a The Capstone como un recluta con mucho prestigio en el estado de Alabama.

Mientras tanto, el estelar linebacker CJ Mosley trabaja en los ejercicios de su unidad pero evitando contacto con camiseta negra. Mosley es de los pocos que incluso se permitiría el lujo de perderse toda la primavera y aunque muestre predisposición para el contacto, los médicos están siendo bastante cautos en los plazos de su recuperación. Su lesión de hombro es menor y el propio Mosley espera formar parte de algún ejercicio de contacto previo a la disputa del A-Day. Por ahora, es bastante claro que su participación en el scrimmage del sábado es improbable y que el staff técnico le tiene entre algodones conscientes de su tremendo valor.

Uno de los hombres que está impresionando en el lado defensivo del balón es el DT Darren Lake. Impresiona especialmente su velocidad de manos y explosividad. Si consigue continuar con esta fantástica progresión y es constante, puede ser un jugador dominante en el centro.

Por último, los seniors William Ming, Chris Bonds y Jonathan Atchison no retornarán en su quinto año de elegibilidad después de que el staff técnico no publicara sus nombres en el roster oficial del squad para la presente primavera. Todos ellos abandonaron el campus con su correspondiente diploma acreditado por la Universidad de Alabama.

Esta entrada fue publicada en Primavera. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s